Implica un gran honor dirigirme a ustedes, por primera vez, como la recién electa Presidenta Nacional del Colegio de Contadores de Chile, hoy en que celebramos el Día del Contador. Una efeméride particularmente significativa cuando precisamente nuestra institución cumple su sexagésimo aniversario. Me corresponde el gran privilegio de ser la primera mujer que encabezará los destinos de nuestro colegio a lo largo de nuestra generosa historia.

Durante sesenta años, nuestra institución ha promovido el bien público desde la exigencia de un ejercicio profesional apegado a la ética y la excelencia técnica.

Hoy, seis décadas después, los desafíos no menguan ni tampoco el ímpetu que impulsará el trabajo que desarrollará el Comité Ejecutivo que encabezo. Este aniversario nos encuentra como organización en un sitio especial; nos hemos abocado a robustecer nuestro rol de garantes de la fe pública, marcando presencia en el debate financiero y tributario, como un gremio capaz de aportar al progreso y modernización del país.

Quisiera aprovechar esta instancia para reafirmar el compromiso del Colegio de Contadores de Chile con todos nuestros colegiados a lo largo y ancho del territorio nacional. Esperamos atender correctamente las necesidades de nuestros asociados, y vislumbrar apropiadamente los requerimientos que el desarrollo profesional nos plantea.

Estimados colegas, reciban un gran saludo en el día de nuestro aniversario. Confío en imprimir en mi gestión un sello que muestre la fortaleza y capacidad que poseemos los profesionales contables para enfrentar los innumerables desafíos diarios que la vida moderna nos encara.

Se despide muy cordialmente

Mónica Pérez Zúñiga
Presidenta Nacional
Colegio de Contadores de Chile